El ABC de la competitividad

El ABC de la competitividad

¿Qué es competitividad?

Es la capacidad que una persona o una sociedad desarrolla para mejorar su nivel de vida y que le permite aumentar su productividad y habilidades.

 

¿Cuándo aparece el concepto?

En la década de 1980, cuando el Foro Económico Mundial colocó el foco sobre cómo mejorar las condiciones económicas de los países en vías de desarrollo contrató expertos que identificaran qué hacer para propiciar el bienestar de la mayoría. Y ellos concluyeron que es vital que todos tengan empleos bien
remunerados.

 

¿Qué se necesita para que un país sea competitivo?

Como primer paso que cuente con instituciones fuertes, buena infraestructura, un entorno macroeconómico estable y que estén cubiertas
las necesidades de salud y educación de sus habitantes. Estos son los temas en los que Guatemala tiene que enfocarse hoy. De igual
forma se requiere un adecuado nivel de formación de su recurso humano.

 

¿Qué se entiende por instituciones?

Son las entidades que permiten que en una sociedad confiemos los unos con los otros. No solo son entidades públicas sino también las normas
que orientan nuestra interacción y todo aquello que nos permita tener un tejido social fuerte.

 

¿Cuál es el primer paso que necesita darse para que un país sea competitivo?

Que el sector público esté fortalecido para que la población tenga un buen nivel de educación, condiciones óptimas de salud y las vías de
interconexión sean las adecuadas.

 

¿Cuál es el segundo paso?

Una vez se cubre lo básico, se precisa generar una dinámica que capacite a las personas para que puedan desenvolverse en un mercado
eficiente, dinámico y tecnológico y obtengan así, buenos empleos en áreas que nos permitan comerciar con todo el mundo.

 

¿Existe un tercer paso?

Los países más avanzados, con necesidades cubiertas y personas capacitadas, involucran a la academia para que sean ellos quienes indiquen cómo innovar.

 

¿Hacia quién se dirige una política de competitividad?

Se dirige hacia la población con mayores necesidades. Quienes están más rezagados deben avanzar con mayor velocidad y la mejora de la productividad es un elemento esencial para lograr este objetivo.

 

¿Qué tipo de productos?

Se ha identificado, por ejemplo, potencial en el aceite de coco, frutas congeladas, salsas preparadas, panadería, productos agrícolas con potencial energético. Lo procesado siempre será mucho más rentable.

También hay maneras de aprovechar la viruta de la madera y convertirla en aglomerado. Hoy este desecho se tira, pero mediante un proceso industrial puede rentabilizarse. O vender bonos de carbono de las áreas protegidas.

La industria cosmetológica demanda ceniza volcánica, también. El área de las Verapaces tiene potencial para desarrollar karité (manteca que viene de una nuez). Ejemplos sobran.

Guatemala hoy 59.3% vive en pobreza 5.5 años es el promedio de escolaridad

 

¿Quién y cómo decidió cuales serían estas ciudades intermedias?

En 2002, Amanda Morán, del Centro de Estudios Urbanos de la Universidad de San Carlos identificó 17 puntos como sitios con personas, poder económico y caudal político y en los que podían generarse condiciones de desarrollo para el resto del país. Este concepto lo recogió el K’atún 2032 que se concentró en 11, porque seis eran parte de otras. En 2014 se descartan dos porque se integran y quedan las 9 establecidas en la actual política.

 

¿Cómo saber qué pasos tomar en cada ciudad intermedia?

Se sigue lo que nos dicen los estudios. Se ha identificado, por ejemplo, que Quetzaltenango es terreno propicio para instalar “call centers”.
Para aprovechar este potencial es preciso mejorar el ancho de banda de internet, que los jóvenes estudiantes de la universidad vivan cerca de sus potenciales lugares de trabajo y hablen inglés.

“Los países compiten sólo en lo que son verdaderamente buenos”

 

¿Cómo será, en 20 años, la vida en una ciudad intermedia?

En esas ciudades habrá mucha población joven, con empleos atractivos que les permitirán, más allá de cubrir sus necesidades básicas, tener un plan de vida.

 

¿Cuándo debe de iniciarse el desarrollo de ciudades intermedias?

Este es el momento ideal para hacerlo bien. En cinco años, las nueve ciudades intermedias deberán tener su visión de ciudad. Esto incluye su nombre, planes estratégicos y de ordenamiento territorial. A partir de ello, ya se pueden identificar que empresas y cómo pueden instalarse en el lugar.

 

Descargar documento: El ABC de la competitividad

Adjuntos

Leave us a Comment

logged inYou must be to post a comment.